¿Qué opina la proliferación de bares regentados por chinos?

Opinión de diferentes personas sobre el tema

 

Jordi Roca Sabadell

Jordi Roca
Presidente Gremi d’Hostaleria

Las oportunidades son para todo el mundo y la competencia siempre beneficia al cliente, cuando es leal y sigue las mismas reglas y obligaciones. Vender la Coca-Cola más barata para atraer a más clientes es una estrategia como otra, lícita si pagas los mismos impuestos que los demás. Desde el Gremi hemos hablado muchas veces con al Administración y nos han asegurado que los chinos no tienen ninguna ventaja especial; salvo en circunstancias económicas muy graves en las que pueden aplazarles los pagos; pero pagan exactamente igual. Aunque también es verdad que si les van mal las cosas, cierran y se van.
Los chinos tienen fama de serios y pagadores, pero también de tímidos y que viven en su mundo con lo que sus ganancias no suelen repercutir en nuestra sociedad. En el Gremi estamos abiertos a acoger a todos los hosteleros chinos que lo deseen.

José Antonio Carmona

José Antonio Carmona
Propietario del bar El Trampolín

Es lo que hay. Y los clientes van allí donde quieren. No es que los precios que pongan sean mucho más accesibles; yo he ido a alguno y pueden tener la cerveza sólo diez céntimos más barata. Y el café lo tienen al mismo precio. Por tanto, para mi, no hacen una competencia desleal. 
Han de tener ganas de trabajar porque es lo que tiene la hostelería. Ellos ahora están haciendo lo mismo que hacíamos nosotros: trabajar todas las horas como se hacía quí hace más de veinte años. Yo, por ejemplo, trabajo dieciséis horas cada día.
Pienso que cuantos más bares de chinos haya mejor para mí. Porque hay mucha gente que quiere ir a un bar y sentirse como en su casa, como en familia. 
Me han hecho ya cinco ofertas por mi bar y no las he aceptado. Si me pagaran el precio que yo quiero a lo mejor me lo pensaría. Pero me iría a otro sitio y abriría otro bar.

Justo Garrido, pensionista

JUSTO GARRIDO
Pensionista

Me parece fatal. Porque estos señores no saben hablar el español, salvo excepciones y siempre tienen los lavabos muy sucios. Por eso no suelo ir.
Estuve año y medio trabajando en la Wolskwagen de Shangai y sé perfectamente que los chinos que vienen aquí son todos pueblerinos. Se trata de personas que en su tierra no les dan trabajo en las ciudades grandes como Shangai o Pekín. Y vienen aquí mandados a trabajar por otros que tienen mucho dinero. Además, hacen trampa para poder traspasarse los negocios entre ellos, cuando por ley sólo podrían estar cinco años.
Yo creo que se están quedando con los bares porque quieren adquirir todos los locales que puedan para imponerse porque junto con Portugal, España es el único país de Europa por el que pueden entrar. Ni en Francia ni en Alemania encontrarás negocios de chinos.