Dieta tras las fiestas

Zumos detox

La nutricionista Silvia Gutiérrez nos da interesantes consejos 

Enero suele ser el mes del año en el que más personas se ponen a dieta. Mucha gente empieza el año con 2 ó 3 kilos de más y es momento para plantearse un cambio de hábitos

Una alimentación saludable debería ser la base de nuestra dieta. En ocasiones, como es el caso de la Navidad, cumpleaños u otras celebraciones, podemos comer alimentos menos saludables, pero sin abusar. Una cosa es tomar una copa o dos de vino, un par de trozos de turrón y un polvorón en Navidad, y otra es excedernos el triple todos los días empezando el día 21 de diciembre y terminando el 8 de enero.

Qué se entiende por alimentación saludable
Una alimentación cuyos alimentos base sean los vegetales: frutas, hortalizas, verduras, legumbres, frutos secos y acompañarlos con un poco de proteína saludable (carnes blancas, pescados, huevos).
Deberíamos evitar por completo los alimentos ultraprocesados, esto es: refrescos, bebidas energéticas, pan blanco envasado, zumos envasados, patatas fritas de bolsa, galletas, bollería, cereales azucarados, barritas, dulces, helados, precocinados, carnes procesadas, lácteos azucarados, salsas envasadas y alimentos dietéticos.
Si lo que pretendes es perder esos kilos ganados durante las fiestas, lo mejor es alejarte de las dietas y productos milagro, que lo único que crearan en tu dieta y en tu organismo es más desorden y desequilibrio.
Al realizar una “dietaDetox” perderás agua principalmente y masa muscular. El agua la vas a recuperar cuando vuelvas a comer y beber como antes y, en cuanto al músculo, no es una opción interesante ya que a menor masa muscular, menos calorías estaremos quemando. A parte de esto, las dietas “detox”, promueven un acercamiento a la comida poco recomendable que puede derivar en problemas mayores; nos dan la idea de que podemos permitirnos “atracones” porque luego pasaremos otros dos, tres o cinco días casi sin comer y de esta manera compensaremos. De ninguna manera comer sin control para luego “ayunar” es un hábito saludable.
Al consumir solamente zumos vegetales, estamos brindando a nuestro cuerpo, básicamente carbohidratos (macro nutriente principal de las frutas y verduras) y agua, y muy pocas grasas y proteínas, necesarias para cumplir funciones básicas de nuestro organismo.
Si crees que en navidades te has pasado, lo más importante es que te pongas en manos del profesional de la salud adecuado: el dietista-nutricionista. Será quien evalúe tu caso de manera personal y diseñará una pauta de alimentación adecuada a ti.
Y por último, lo mejor que puedes hacer de cara al año que viene es la prevención, que la Navidad y otras festividades no signifiquen comer sin control. Es posible disfrutar de la comida, bebida y compañía sin excedernos.

La nutricionista Silvia Gutiérrez @silviadiets